Puebla de Don Fadrique "la Bolteruela"

Con importantes yacimientos arqueológicos de la época Ibero-romana y musulmana, en los siglos XIII y XIV, este lugar pertenecía a una franja fronteriza donde se producían numerosos enfrentamientos entre musulmanes y cristianos. En estos tiempos la Puebla de Don Fadrique no era más que un pequeño caserío, poblado por un puñado de repobladores o un emporio de numerosas atalayas llamado Bolteruela

Puebla de Don Fadrique

Su territorio municipal es el más extenso de toda la comarca oscense. Ocupa todo el ángulo superior derecho de ella. Al Norte se limita con la provincia de Murcia, al Sur con el municipio de Orce, al Este con la provincia de Almería y al Oeste con el término de Huéscar. Cuenta actualmente sólo con un anejo, Almaciles, el más poblado de toda la comarca. Es la localidad de mayor altitud, pues supera los 1.100 m.s.n.m.
Su relieve presenta un acusado contraste originado por lo accidentado de su zona montañosa, que en bastantes casos supera los 2.000 metros, caso de las sierras de la Sagra y Guillimona -zonas compartidas con el término municipal de Huéscar-, y por la casi monotonía de sus altiplanicies como la de Bugéjar -con su cuenca endorreica-, la piedra de la Rendija, la Toscana, Casas de Don Juan. El paisaje Puebla se asienta , blanca y apacible, en el último peldaño que le ofrece la sierra al imponente llano. Una marejada de almendros y trigales, que llegan a los mismos arrabales del pueblo. Por encima la imagen de la sierra del Calar primero, y la madre Sagra más atrás. Ya en la villa, un monumento destaca sobre los demás como un milagro de sillería renacentista: es la iglesia parroquial de Santa María de la Quinta Angustia.
Todo el pueblo se arremolina ante el bello monumento en una red de calles y callejuelas de gran autenticidad. De entre todas, una asumen la esencia profunda de Puebla de don Fadrique, aún intacta de elementos arquitectónicos inadecuados y estridentes: la calle Barroeta. Interesantes rejerías en balcones y ventanas -algunas alcanzando el nivel de las aceras- rematan el espectáculo de ponderación y gusto que es esta calle señorial.

Historia. Don Fadrique Álvarez de Toledo

Puebla de Don Fadrique

Avatares entre 1488 y 1513: En 1488, los Reyes Católicos arrebatan a los árabes una amplia región en la que se incluye esta comarca, estando D. Fadrique Álvarez de Toledo, Duque de Alba
En 1495 se ofrecen estas tierras en señorío a D. Luis de Beaumont, Conde de Lerín y Condestable de Navarra, el cual trae navarros con sus costumbres. El 23 de octubre de 1513 tras conseguir D. Fadrique la ocupación del reino Pamplonica en 1512, se le da en señorío este territorio, hecho que no gustó a la población mudéjar mayoritaria en Huéscar centro de señorío. El malestar hizo que D. Fadrique se refugie con un puñado de cristianos viejos y, que el 9 de noviembre le da su nombre a la aldea que él mismo ha hecho prosperar y que repuebla con gente de Castilla, Murcia y Andalucía.
Ya en el siglo XIX se produce un notable cambio urbanístico, consiguiendo disgregarse de Huéscar y obteniendo el título de Villa con su termino municipal. en la segunda mitad del siglo XX se produce un importante descenso de la población pasando de 8.640 hab. a los 2.600 hab. de la actualidad.

Señas de identidad. Sus fiestas

El Cascaborras

Entre sus fiestas las que definen sus señas de identidad son las celebradas en navidad, entre los días 25 y 30 de diciembre, que protagonizan la Hermandad de las Ánimas, el Cascaborras y los Inocentes. El Cascaborras es una figura mítica, ataviada al estilo de los bufones medievales, cuyo origen se explica en Puebla vinculado a las luchas contra los musulmanes en esta región en las cuales ellos desempeñaban una especie de servidores del orden. Por su trabajo se les permitía pedir limosna y estaban autorizados a golpear con la cascaborra -una especie de azote- a quien no se la daba y a los moriscos que no cumplían los reglamentos.
En 1543 se fusionan con la Hermandad de las Ánimas y le ayudan a ésta en sus cuestiones para sufragios por los difuntos. El día 25 por la mañana la Hermandad de las ánimas inicia su recorrido por las calles del pueblo, pidiendo de casa en casa. Los villancicos y las canciones populares están presentes constantemente, salvo en las casas donde hay luto. El día 29 tiene lugar en la Puerta de Caravaca la entrada de los Cascaborras, momento que alcanza su máxima expresividad al revivir épocas muy remotas en la historia local. Con una cuadrilla que anima con guitarras, pandereta, un clarinete, dos saxofones, unos platillos, y antes también violines y requinto, se abre paso a dos campanilleros que hacen sonar constantemente sus campanillas y llevan unas huchas de madera.
Un voluntario porta el cuadro de la Virgen del Carmen, con el marco adornado con flores blancas, recorriendo todas las casas del pueblo a lo largo de los cinco días. Cuando llegan a una de las viviendas exclama uno de ellos: ¡Las Ánimas benditas!. A voluntad de los moradores se reza una salve en la puerta o se canta dentro con más animación. Aunque nos llama la atención que la mayoría de los aguilandos y villancicos no se cantan, sólo son interpretados musicalmente. Pero el plato fuerte son los Cascaborras, con su estrafalario aliño indumentario que recuerda a los payasos y portando unos látigos de cuero con los que golpean amigablemente a quienes no realizan su aportación pecuniaria para sufragar a la Hermandad de Ánimas. Cuando se abona una cantidad de dinero el personaje suele decir: ¡Las Ánimas te lo paguen!. Forman parte también del cortejo los llamados inocentes, compuestos por dos alcaldes, un secretario y dos ministros. Adoptan una indumentaria napoleónica, debido a que con la invasión del francés se suspendieron estos festejos. Una vez reanudados vistieron las ropas propias de dicha época como levitas y sombreros napoleónicos.
No hay que olvidar la romería de sus Santas Patronas, Alodía y Nunilón -copatronas con Huéscar- y que son homenajeadas en tres ocasiones a lo largo del año: el lunes de Pentecostés, fecha en que se traen desde su ermita serrana; romería el domingo posterior al día de San Juan para devolverlas a su santuario y entre el 17 y el 20 de octubre en que se desarrollan las fiestas patronales.

Rincones

Sabías que

14 de Septiembre de 1801, en la Granja de San Ildefonso, se firma su definitiva independencia

Localizar

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.