Venta Micena Edad Pleistoceno Inferior 1.600.000 años

No hay duda al afirmar que el yacimiento de Venta Micena es muy espectacular desde el punto científico. En lo que se refiere al periodo del Pleistoceno Inferior el más amplio de toda Europa e incluso Euroasia, con más de dos kilómetros de extensión en superficie y un millón de metros cuadrados de yacimiento, con una potencialidad de registro paleontológico único. "No hay yacimientos así, por eso Venta Micena es tan grande y espectacular como pueden ser los africanos de Olduvai." El yacimiento de Venta Micena fue el primero en ser excavado en 1976. En principio aparecen restos faunísticos del género "Allophaiomys" que manifestaban la importancia del yacimiento. Posteriormente, en la campaña de 1982 apareció el polémico fragmento de occipital de un posible homínido, conocido como "hombre de Orce".

Venta Micena -2014- granadatur

Hay que decir que el paisaje de estos lugares -hace ya millones de años- era el agua lacustre inundando antiquísimas cuencas marinas cerradas, abarcando lo que hoy son las tierras del altiplano. Que el paisaje de estas orillas debía ser algo similar a las actuales marismas del Guadalquivir. Que el gran río andaluz aún no había incorporado a su cuenca estas tierras de aguas cautivas, sin salida al exterior. Hay que decir por ejemplo, que en las riberas chapoteaban hipopótamos, barritaban elefantes o cazaban los tigres de dientes de sable. Que frente a la poderosa osamenta de estos formidables animales, se alzaba día a día la debilidad física del primer homínido en los predios orcenses de Venta Micena.
El yacimiento de Venta Micena sería excavado en distintos momentos. Ejemplos más claros serían en el año 2005, pero la pauta normal seguía siendo la misma, sin hallar evidencias humanas. Donde en 1983 apareció el célebre fragmento craneal que se denominó Hombre de Orce y cuya humanidad aún divide a buena parte de la comunidad científica, se cerraban ese verano los trabajos de prospección sin haber dejado al descubierto evidencias humanas.
El yacimiento no había sido excavado de forma sistemática desde el año 1995. El director de equipo investigador en el mítico yacimiento, Bienvenido Martínez, relataba la satisfacción que había supuesto volver a trabajar en Venta Micena, yacimiento del que se extrajeron más de 15.000 restos fósiles, sólo del denominado Corte III, o cubil de hienas. En los últimos años se han venido realizando algunos nuevos excavamientos con resultados enormemente satisfactorios, pero con ausencia de restos humanos.

El hombre de Orce Su historia

Hombre de Orce

Una expedición del Instituto de Paleontología de Sabadell, encabezado por José Gibert, encontró en 1976 el yacimiento de Venta Micena. Tras varios años de trabajo, el equipo en el que también estaban Jordi Agustí y Salvador Moyá extrajo en la campaña de 1982 abundante material fósil entre el que se encontró un trozo craneal que hizo presuponer lo mejor. La revista Paleontología y Evoluciò publicó en 1983 las primeras conclusiones, en las que se atribuía este resto con 1,4 millones de años de antigüedad a un adolescente de 17 años de edad. Se trataba del primer europeo, lo que hizo correr ríos de tinta sobre el hallazgo y el potencial del yacimiento. Un examen posterior del fragmento en Marsella por parte del científico Lumley atribuía el fósil encontrado a un équido joven, lo que luego fue popularizado como un asno. Ese fue el origen de la batalla científica que más tarde se trasladó al terreno político y administrativo. 
Su principal descubridor, Gibert, no dejó de sostener hasta su muerte que aquel fragmento era parte del Hombre de Orce (como fue llamado entonces). El científico se instaló en esta localidad e, incluso, llegó a vivir en una cueva de Venta Micena, empeñado en corroborar su teoría con nuevos hallazgos. En su contra estuvo parte de la comunidad científica, incluidos algunos de los que fueron sus colaboradores. Esto originó una guerra de criterios y objetivos de los trabajos a desarrollar en Orce en años sucesivos. La Junta no fue ajena a esta polémica y se enfrentó a la disparidad de criterios. Uno de los momentos de mayor tensión se produjo en 1993, cuando se autorizó una excavación dirigida por el paleontólogo Jordi Agustí en la que participaba como un técnico más José Gibert. Después de que concluyeran oficialmente los trabajos en el yacimiento de Venta Micena y Agustí saliera de Orce, Gibert continuó excavando en la zona y así lo reflejó en un libro de excavaciones que había aportado la Consejería de Cultura. El científico siempre aseguró que estaba obrando con el conocimiento de la administración, pero el descubrimiento de estos hechos por parte de algunos técnicos propició la apertura de un expediente sancionador a Gibert. Este episodio puso de relieve también la disparidad de criterios y los enfrentamientos que había entonces entre personal de la Consejería de Cultura. 

Rincones

Sabías que

Han pasado casi 2 millones de años, cuando un grupo de homínidos eligió este rincón como morada

Localizar

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.