Finca de Los Morales "Residencia Rodríguez Penalva"

La Finca Los Morales, ubicada en el municipio de Huéscar, fue cedida en 1978 a la Diputación de Granada por parte de Miguel Rodríguez Penalva, e inaugurada en su día por los Reyes de España -entonces príncipes-. Desde entonces, el Patronato Rodríguez Penalva, organismo autónomo de la institución, se ha venido encargando de que sus 371 hectáreas de almendros, cultivos de regadío y pastizales sean el material perfecto para que técnicos e investigadores conviertan a este espacio natural en la puerta de acceso a la modernización del sector agrícola y ganadero de la provincia.

Panorámica sobre la Finca de los Morales

Entre las actuaciones y proyectos que se han realizado en la finca, destaca el Centro de Producción y Distribución de Material Genético para Ovino Segureño, primero en Andalucía para pequeños rumiantes y pieza clave en la mejora de la productividad y rentabilidad de las explotaciones ganaderas en la comarca de Huéscar. Gracias a todos estos esfuerzos, la Diputación de Granada en su presidente Sebastián Pérez, pudo inaugurar en 2014 el Centro de Interpretación del cordero segureño de Huéscar en el que esta institución ha invertido cerca de 1,7 millones de euros. La Diputación también aporta fondos para la organización de las jornadas de la oveja segureña, llevadas a cabo por la Asociación Nacional de Criadores de Ovino Segureño (ANCOS).

Finca de los Morales

Hasta su nueva gestión por parte de la Diputación de Granada, el Patronato Rodríguez Penalva también ha convertido a la Finca Los Morales en un centro formativo, donde se imparten cursos orientados a mejorar la cualificación de los empresarios agroganaderos. Se trata pues de un gran complejo que funciona como Centro de Investigación del cordero segureño de la zona del Altiplano de Granada.
La Residencia Rodríguez Penalva, ubicada en el término municipal de Huéscar –dentro del complejo Los Morales- funciona como Residencia para la 3ª Edad. Es también un Centro Gerontológico de nueva construcción abierto para el desarrollo personal y la atención socio-sanitaria interprofesional en el que viven temporal o permanentemente personas mayores con algún tipo de dependencia. El centro, cuya actividad está en pleno rendimiento desde finales de 2004, está dotado de personal altamente especializado que atiende de forma permanente a 100 personas mayores, dependientes en un 50% y con graves trastornos de conducta en otro 50%.

Cueva de la Encantada "Leyendas encantadas"

Huéscar sería entregada por los Reyes Católicos a Don Luis de Beamonte, conde de Lerín y condestable de Navarra, Este conde, que era natural de Navarra, fue señor de Huéscar durante trece años, espacio de tiempo que aprovecharon multitud de navarros para venir a vivir a estas tierras junto a quienes se habían desplazado para gobernar la villa en nombre del conde su señor. La mayor parte de estas personas se quedaron aquí cuando el señorío y el marquesado desaparecieron a la muerte del conde, en 1508. Esas familias arraigaron en el pueblo y nos legaron con el tiempo multitud de elementos de nuestra cultura popular. Por ejemplo, de Navarra es la leyenda de la mujer encantada que en la noche de san Juan sale a peinar su larga cabellera con un peine de oro a la puerta de una cueva. Dicen que la cueva sirvió de escondite y guarida de las tropas cristianas en la reconquista.

Panorámica sobre la Sierra de la Encantada

La leyenda cuenta que las hijas del Sultán que dominaba estas zonas, pasaban las noches en sus dependencias y que el ejército cristiano caía rendido ante tanta belleza. Lo cierto es que fue una experiencia bonita y fue gratificante estar en un lugar tan "misterioso", o eso dicen...

Cueva de la Encantada

Se encuentra situada en la cara sur de la sierra del mismo nombre, a unos 30 minutos de Huéscar, junto al que seguramente fue el antiguo poblado de época ibérica. Este poblado llamado Úskar, no fue muy importante ya que el mayor núcleo de poblamiento por entonces era Tútugi, antecesora de la actual Galera.
Se trataba de un lugar privilegiado para vigilar las tierras de alrededor y resguardarse de posibles enemigos, y del que no sabemos casi nada, tan sólo que seguramente fue abandonado en la Edad Media, a juzgar por alguna punta de flecha de hierro que allí ha aparecido.
Un gran boquete en la roca permite el acceso a la cueva. Una vez dentro, las vistas y la belleza dejan mucho que desear, y es que el interior de la cueva es tan solo de unos 10 metros de profundidad. En al fondo de la cueva a su izquierda, existe una pequeña grieta que no sin dificultad permite acceder a otra pequeña sala, aunque la falta de luz natural la deja totalmente indiferente. Hoy en día, es usado como refugio para pastores y animales, de ahí el olor a ganando que llega a ser molesto.

Aguas Potables

Panorámica sobre las Aguas Potables

Situado en el paraje de la sierra mas cercano a la localidad oscense bajo el peñón de Perico Ruiz. Recinto que en sus inicios fue concebido para albergar la distribución de aguas potables a la ciudad.

Sendero hacia las Aguas Potables

En algunos tramos de su recorrido aparece la antigua acequia por la que se llevaba el agua hasta los depósitos de Tratamiento de Aguas Potables de Huéscar. En los primeros metros, su sendero discurre junto a la acequia de Montilla por lo que el paseo se complementa con los sonidos del agua que durante gran parte del año pasa por ésta.
Es ideal para realizar su trayecto en bicicleta de montaña, tratándose de un recorrido de 5 km de longitud y que iniciaremos desde el puente Roque, ubicado éste en la carretera que nos conduce hacia la Ermita de las Santas.
Desde hace bastantes años se vienen realizando en época estival, pequeñas jornadas para la reforestación sobre esta zona, colaborando para ello los distintos colegios ubicados en la localidad, constituyendo hoy día una de las zonas más transitadas por los oscenses, para realizar actividades de deporte al aire libre.

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.