El castillo roqueño de Huéscar la Vieja

El paisaje urbano de Huéscar comprendido en lo que ahora llaman “La Puerta de Murcia y su entorno” –Arco de Santo Cristo y Alhóndiga- tiene sus orígenes, según se desprende de los estudios que sobre dicha zona se han realizado, en el 1324, año en que fue destruido el castillo roquero de “Huéscar la Vieja” o “Patio de los Moros” -así se le conoce popularmente-. Destruido este castillo murciano, e incorporada toda la comarca -desde Castril a Orce- por primera vez a Granada, decide Ismail I colocar una población importante, con también importante alcazaba, que adelante cincuenta kilómetros al norte la punta de lanza y base de operaciones nazarí.  

Enfrentamientos entre el sultán de Granada y el rey de Castilla

Restos de los aljibes que abastecían a la guarnición

Los acontecimientos tendrán lugar a lo largo del siglo XIII, cuando  Muhammad I Alhamar -el apodado el hijo del rojo, por el color rojizo de su barba- se proclamó Sultan de Granada -1238 a 1273-. Con las conquistas que obtiene sobre Granada, Almería y Málaga, Muhammad I consiguiría el máximo dominio territorial que alcanzará la Dinastía Nazarí.
Desgraciadamente para él, este dominio sólo podría mantenerlo durante 8 años ya que esta gran expansión territorial despertaría el recelo de los reinos cristianos, y en especial, de Fernando III. El rey de Castilla, tras sitiar infructuosamente Granada durante 20 días, cercó la ciudad de Jaén hasta obligar a Muhammad I a entregar la ciudad -1246-. Conseguiría también que el sultán se declararse vasallo con un pago de 150.000 maravedíes anuales y la obligación de prestar ayuda militar a cambio de una tregua de 20 años. Este apoyo militar hará efectivo en 1248 cuando el rey granadino puso a disposición de Fernando III un contingente de 500 jinetes que intervinieron de forma decisiva en la reconquista cristiana de Sevilla. Bajo su reinado se inició la construcción de la zona palaciega de la Alhambra, que hasta entonces era estrictamente una estructura militar que defendía la ciudad de Granada.

La caida del castillo roqueño de Uskar

Restos de muralla

En lo concerniente a la comarca: Muhammad I se vería obligado a reconocer la cesión del territorio oscense a la Orden de Santiago, como parte de su "adelantamiento" frente a los territorios infieles. Esta orden militar crearía un sucesión de fortalezas a lo largo de la frontera entre Jaén y Granada entre las que se encontraba el Hisn o fortaleza de Uskar: una fortificación encaramada a la Sierra de la Encantada, creada, según algunos, por los almohades y que vigilaba esta zona de paso natural hacia Murci, "actual Murcia".
El acuerdo de paz sería renovado a la muerte de Fernando III por su hijo, el rey Alfonso X el Sabio, pero se rompería 1264. En lo concerniente a la comarca: Los santiagueños, en su mayoría de Portugal, sofocarían la sublevación de los mudéjares promovida por el emir Alhamar contra Alfonso X, y que afectaría a las fortificaciones de Cúllar, Orce, Galera y Huéscar, manteniendo el control efectivo de la zona desde 1271 hasta 1325.

Vista general del castillo de la Encantada "fortaleza de Uskar"

Por aquel entonces el rey de Granada Ismail I -1314 a 1325- infringiría al rey de castilla Alfonso XI una sebera derrota en la batalla que tuvo lugar en la Vega de Granada, 1319, y conocida como el Desastre de la Vega de Granada. Los infantes Pedro y Juan, tutores del rey Alfonso XI, fueron derrotados y muertos.

Vista general de los restos del castillo de la Encantada "castillo de Uskar"

Se iniciaría entonces un periodo de treguas entre el reino de Granada y el reino de Castilla. En lo concerniente a la comarca: Unos años después, el rey Ismail I lograría recuperar diversas plazas fronterizas, entre ellas Baza, Orce y Huéscar, y en cuya conquista se emplearon cañones. Ibn al-Jatib uno de los más importantes filósofos y letrados de la época -1313 a 1374- describió pocos años después el suceso de la caída del castillo de Uskar: "Ismail emplea la gran máquina que funciona por medio de pólvora. Lanza una bola de hierro enrojecido contra el muro de la fortaleza. La bola parte lanzando chispas, cayendo en medio de los sitiados y causando tantos destrozos como el rayo que cae del cielo. Varios poetas celebraron este acontecimiento". El rey Ismail I, planificaría y edificaría a toda prisa la actual ciudad, con fortaleza, muralla y foso, siendo el lugar elegido en el mismo cruce de caminos Granada-Valencia y Murcia-Sevilla, que es el que se vigilaba desde lo alto el “hins Úskar o castilo” ya destruido.

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.