El Alto Guadalquivir es un afluente

Se puede afirmar con datos objetivos que, a excepción de un breve escalón pliocénico, -que algunos han estudiado de forma aislada para descartar al Guadiana Menor como el auténtico ramal principal-, y que se presenta cerca de la confluencia de ambos ríos, que el Guadiana Menor es más bajo, más largo y más caudaloso -recordemos sus vegas de riego- que el llamado, y bien llamado, pues nadie va a discutir ahora en cuestión de nombres, Alto Guadalquivir. Éste es, en realidad, un afluente más por la derecha de la corriente principal, como lo es algo más abajo el Guadalimar-Guadalmena. A continuación te comparamos ambos ríos.

Comparativa con el Guadiana Menor

Río Alto Guadalquivir

Siguiendo el Guadalquivir hacia arriba nos encontramos ante una auténtica bifurcación. Veníamos de suroeste a noreste y esta dirección diagonal resulta ser la bisectriz prácticamente exacta entre el Alto Guadalquivir -que entra en dirección norte sur- y el Guadiana Menor -que lo hace de este a oeste-. Según el criterio de la longitud, el Alto Guadalquivir, desde este lugar, es el más corto, con 123 km., pues las más remotas cabeceras del Guadiana Menor están a 154, con 34 de diferencia. O más, si aceptamos con Rodríguez Eguía los 182 km. que atribuye al Guadiana Menor desde su confluencia. Hay no obstante un dato que confunde. Y es que, ya en el criterio del perfil longitudinal, al trazar sucesivos arcos que cortan ambas corrientes a partir del punto de su confluencia, inmediatamente se advierte que el Alto Guadalquivir, aún más corto, tiene de entrada un cauce más bajo: más maduro, más viejo, más hecho, más importante, en suma, al parecer. El Guadiana Menor irrumpe con una mayor pendiente, que se ve rápidamente ascender aguas arriba. Ello lo convertiría automáticamente en un río afluente, a pesar de ser más largo.

Río Alto Guadalquivir

Sin embargo, la sorpresa viene a poco. El perfil del Guadiana Menor, se aplana un poco más allá, se cruza luego en el gráfico con el Alto Guadalquivir, para pasar en adelante, y en la mayor parte de su recorrido, a estar en todo momento por debajo, como se observa en la representación comparativa de ambos. La explicación es bien sencilla: mientras el Alto Guadalquivir, que baja joven y fuertemente desde su nacimiento serrano, adquiere luego una pendiente más suave, gracias a la facilidad que encuentra para erosionar los blandos terrenos neógenos que atraviesa -taja incluso un auténtico y profundo cañón desde el Tranco-, el Guadiana Menor, que ya venía con un perfil francamente horizontalizado, tropieza casi al final con un obstáculo; y poco antes de encontrarse con el Alto Guadalquivir, ha de discurrir por un lecho de durísimas rocas del Plioceno, que no se dejan limar tan fácilmente. Esto produce en su perfil una especie de excepcional escalón o umbral, que viene a notarse precisamente en las cercanías de la citada confluencia. Ello confunde, cuando se aplica a la ligera -durante sólo los primeros pocos kilómetros- el criterio comparativo de la altura de perfil a ambos cauces. La confluencia de ambos ríos se produce inmediatamente aguas arriba del embalse de Doña Aldonza

Las cuencas de ambos ríos

Paraje Natural del Alto Guadalquivir -junta de Andalucía-

La cuestión se hace diáfana cuando, al comprobar las cuencas de ambos ríos en litigio, se comprueba que la del Alto Guadalquivir sólo abarca 1.377 km cuadrados, o sea, la quinta parte de la del Guadiana Menor, que tiene 7.427, según Solé Sabaris, o 6.958 según Revenga, por medio de los mapas del Instituto Geográfico y Catastral, a escala 1/200. Don Pedro Antonio de Mesa, con muchos menos medios y un siglo de anterioridad , afinó hasta 6.922. Ignoró la procedencia de los 5.678 km cuadrados que le asignaba la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en la espléndida publicación de 1964 sobre el río. Es de suponer que se trata de cifras más ajustadas, que perfeccionan las de Revenga.
Se confirma con estos datos la ya examinada y vieja opinión árabe de la Geografía anónima de Guayangos, cuando decía que al río de Córdoba -el Guadiana Menor- se le añadía por la derecha el "río de Hornos" -el Alto Guadalquivir-, así llamado entonces por la importancia estratégica de esta antigua población de su valle y sin que se le pueda confundir con el pequeño arroyo que, con ese nombre actual, a él vierte cerca del Tranco.

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.