La Corriente principal del Guadalquivir

De los posibles candidatos a la corriente principal del Guadalquivir se descarta por la definición de afluente al Genil. Se tendrá que delimitar la búsqueda por tanto entre Guadalimar, Alto Guadalquivir y Guadiana Menor que examinaremos en los siguientes apartados. Descartamos el Genil a pesar de su importante caudal ya que no constituye el ramal principal. Se demuestra que no es el caudal el que define el ramal principal.

El Genil es un afluente

Río Geníl a su paso por Granada

El río Genil nace en la provincia de Granada de la unión del río Real y del Guarnón y desemboca en el término municipal de Palma del Río, por la margen izquierda en el Guadalquivir. tiene su origen en la laguna de la Mosca, situada bajo la cara norte del Mulhacén, y allí es donde nace con el nombre de río Valdecasillas. Éste, a su vez, recibe por la izquierda al río Valdeinfierno, en el lugar conocido como Majada del Palo, y a partir de esta confluencia pasa a llamarse río Real. Al recibir más adelante al río Guarnón, que desciende a su vez desde el corral del Veleta, es cuando pasa ya a denominarse Genil, convirtiéndose en el afluente más importante del Guadalquivir. Sus afluentes más importantes por caudal y extensión son el río Cubillas y el río Cacín. Otros afluentes pero de menor importancia son los ríos Beiro, Monachil, Aguas Blancas, Darro, Dílar y Cabra.
El Genil es un afluente: Habremos de dejar aparte, a pesar de su importancia y caudal, dignos de entidad propia, como indudable afluente, al Genil, con sus 8.786 km cuadrados de cuenca -según Vilá y Solé Sabaris, pues la confederación los reduce a 4.537- y sus 358 km. de longitud, en el momento en que se incorpora lateralmente a un Guadalquivir ya hecho y con una larga trayectoria, perfectamente definida en su dirección desde muchísimo antes.
De igual forma que el Genil, y basándonos en los conceptos técnicos de afluente y perfil longitudinal.
El Guadalimar se trata sólo de un importante e interesante afluente. Comentar también que es en realidad, continuación del Guadalmena, su auténtica cabecera, en cuanto que es más larga y más baja. Es decir, que el Guadalimar es afluente del Guadalmena, -también sobre este punto existe cierta controversia-. Como curiosidad de estos ríos, indicar que de su estudio se observa tramos de excepción que hacen, -al igual que ocurre en el caso del Alto Guadalquivir y del Guadiana Menor-, que no considerados en profundidad y tomados a la ligera equivoquen la elección del ramal principal de ambos ríos.

El Guadalimar y el Guadalmena

Río Guadalmena a su paso por Albaladejo

El Guadalimar se incorpora al Guadalquivir en Mengíbar, aportando las aguas que los afluentes de su cuenca -Guarrizas, Guadalén y Guadalmena-, de 5.578 km cuadrados, le proporcionan tras recorrer 130 km. -que otros elevan a 195- desde Cerro Almenara, en la sierra de Alcaraz, a 1.798 metros de altitud. Su rama principal , procedente de las vertientes occidentales de las sierras de Alcaraz y Segura, viene aumentada sobre todo por las aguas que su afluente y paralelo a él por la derecha, el Guadalmena, roba por captura al borde suboriental de la meseta manchega, en su escarpe de la Puebla del Príncipe, Terrinches, Albaladejo y Villanueva de las Fuentes.
Su aportación en Mengíbar es de 20 m. cúbicos/segundo, aforo considerable que le presta tanto empaque como al propio Guadalquivir, al que allí se une. Constituiría por esta causa -como afirmaban algunos antiguos en su favor, ya que el Guadalimar era el río de la importantísima Cástulo-, uno de los dos integrantes de una pretendida cabecera bífida del Guadalquivir, como bífida y paritaria es la reunión de los prestigiosos Éufrates y Tigris. Además, como ya advirtieron griegos y romanos, su dirección es sensiblemente la del cauce del Guadalquivir en su generalidad, ya que va efectivamente encajado en la falla divisoria de la meseta manchega, a lo largo de los pies de Sierra Morena. Todas estas razones abundarían en favor de que se le considerase como rama madre del Guadalquivir, y lo sería hoy si no se hubiera producido la decisiva captura del Guadiana Menor y las extensas altiplanicies de su cuenca.
Madoz, en el primer tercio del siglo XIX, se animó incluso a decir que, de admitirse como fuentes de un río las más distantes, las verdaderas del Guadalquivir eran, en la sierra de Cazorla, las que dan origen al Guadalimar. No midió bien, sin embargo, el eminente compilador. Sus 182 km. de curso -que son 130 en verdad- y su cuenca de 5.578 km cuadrados encuentran un rival imbatible en el resto, formado a medias por el Alto Guadalquivir y el Guadiana Menor, que muestran cifras superiores. Sólo el segundo, recoge aguas de una cuenca de 7.427 km cuadrados. Su aforo final de 20 m. cúbicos/segundo es, realmente, tan serio como el del río principal en el punto de su confluencia, pero hay que tener en cuenta que su caudal viene casi intacto -al igual que el del Alto Guadalquivir-, mientras faltan las enormes cantidades que, en la extensa cuenca del Guadiana Menor, se dedican a los riegos de las importantes vegas u hoyas del Guadix, Baza y Huéscar. Por otro lado, y acudiendo al criterio del perfil longitudinal, el del Guadalimar es, en la mayor parte de su recorrido -ya que hay tramos de excepción- más alto; o sea, más joven y menos significativo que el del Guadalquivir ".

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.