Virgen de la Cabeza "25 julio / 15 agosto"

A finales del siglo XVII se levantó una ermita en la cima del macizo de Marmolance, dedicada a la Virgen de la Cabeza, costeada en principio por ganaderos oscenses de origen navarro. El hermano mayor pidió permiso al Ayuntamiento oscense para cortar 400 pinos blancos para afrontar la obra, según un acta del cabildo del 18 de abril de 1698. Pocos años después, en la segunda década del XVIII, se construiría una segunda ermita dedicada a la misma advocación, pero ya en la falda de la sierra. La de arriba, hoy en día arruinada, aun pueden verse sus restos.

Ermita de la Virgen de la Cabeza

Cuenta una leyenda de la tradición oral oscense, trasmitida de padres a hijos durante varios siglos, que en la cumbre de la sierra de Marmolance se apareció la Virgen a un pastor, curándole una mano que tenía paralizada desde su nacimiento.
En Huéscar los festejos en honor a la Virgen de la Cabeza tenían una cierto aire militar parecido a las fiestas de moros y cristianos. Se procesionaba la imagen acompañada de la llamada 'soldadesca' y un nutrido grupo de pastores y agricultores que iban disparando sus arcabuces y trabucos entre “vivas a la Virgen” y tragos de vino o aguardiente. En 1758 el alcalde de Huéscar, Gregorio de Salvador, prohibió este desfile de arcabuceros debido a un grave accidente con la pólvora ocurrido el año anterior. Esta tradición de las armas de fuego desaparece definitivamente sobre 1920 con la muerte de un vecino por un disparo. Como curiosidad, indicar que la romería en Huéscar, de siempre, ha sido la virgen de la Cabeza hasta los años 80 en que tomó gran auge la de las patronas Alodía y Nunilón. La Virgen de la Cabeza debido a las fechas estivales de su celebración está tomando de nuevo gran importancia en la comarca, gracias a una impecable labor de los miembros de su hermandad.

Las celebraciones

Romería de la Virgen de la Cabeza

El 25 de julio, celebración de Santiago Apóstol, la imagen de la Virgen de la Cabeza es bajada de su ermita de la sierra de Marmolance y hace su solemne entrada en la ciudad. El 15 de agosto, tras la novena de días anteriores, y la procesión de la víspera, la imagen de la Virgen regresa a su ermita en romería, donde se celebra la Santa Misa. Es costumbre, como en otras vísperas de la Virgen, que salgan de madrugada los coros de despertadores cantando unas tradicionales coplas marianas. A unos 8 kilómetros de Huéscar en dirección hacia Santiago de La Espada encontramos esta ermita de peregrinación, en honor a la Virgen de la Cabeza. Ubicada junto a los arroyos provenientes de la Cueva del Agua, situada ésta en la ladera suroeste de la Sierra de la Sagra. Unas fiestas, que por coincidencia de fechas y por los actos festivos que se realizan en nuestra ciudad, han sido llamadas por algunos como las del veraneante.

Historia de la Hermandad

Virgen de la Cabeza

La Hermandad de la Virgen de la Cabeza está formada, desde su inicio, por 12 hermanos. Sólo se permite la entrada de uno nuevo cuando queda un puesto vacante, ya sea por muerte o por renuncia del anterior. El ingreso de cada hermano es votado por los 11 restantes. Labradores y pastores han sido desde antiguo los componentes, aunque en la actualidad la Hermandad está abierta a todos los cristianos, sin distinción de oficios ni profesiones. No se conservan los primitivos estatutos, aunque se sabe que existían y habían sido aprobados. Cuando, tras nuestra última guerra civil, se restauró el culto y se decidió recomponer la Hermandad, que había visto destruir todo su patrimonio, se convocó a quienes, antes de 1936, habían pertenecido a ella. Con sus recuerdos se redactaron de nuevo unos estatutos que, salvo leves variaciones, siguen vigentes en nuestros días. Destacamos ciertas curiosidades acontecidas:
En 1979, siguiendo la normativa eclesiástica, y al igual que se había hecho en otros templos, se comunicó a los hermanos la necesidad de levantar un altar en la Ermita, que permitiera decir la Misa de cara al pueblo. Nació la idea de formar el altar con una piedra de molino, empezándose a buscar, en primer lugar, en el molino del Paso, y más tarde en la almazara de D. Conrado. Por aquellos días demolieron en la calle Nueva una parte de la casa propiedad de D. Manuel Jiménez, donde hoy está el bar "El caballo", y de allí salieron dos piedras de molino de aceite, una cónica y otra plana. Por las dos piedras se pagaron a Antonio García Cabrera 6.000 pts. La piedra cónica (de 90 x 120 x 35 cm y peso aproximado de 380 kilos) formó la base y la plana (de 130 x 30 cm y aproximadamente 500 kilos de peso), rebajada la parte del centro hasta ajustarla constituyó la mesa de altar, donde se incrustó el ara del antiguo. fuente: Historia oscense. Gonzalo Pulido Castillo / Estatutos Hermandad.

Las Patronas

Sabías que

Navarra, Castilla y Levante son fuente de muchas de las actuales tradiciones de nuestra comarca

Semana Santa

Otras fiestas

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.