Corpus Christi "60 días después del domingo de resurrección"

En la noche del sábado se realiza un pasacalles por la Banda Municipal de Música para amenizar el inicio de una larga velada en espera de la procesión en la mañana del domingo. Al jueves siguiente se realizará, en un recorrido menos extenso, la conocida como “la procesión de la Octava”. 

Altares en la vispera del día del Corpus

La víspera por la noche es costumbre hacer un recorrido para ver y valorar los altares que hacen los vecinos en las calles por donde luego pasará la procesión. La muchedumbre y el jurado de altares son acompañados por la Banda Municipal de Música. Durante la procesión de la mañana del día del Señor se interpretan los tradicionales villancicos del Corpus, compuestos a mediados del siglo XIX por el poeta y músico local don Juan María Guerrero de la Plaza. Después, durante los días de la octava se celebran las Vísperas al Santísimo Sacramento, en la iglesia de Santa María, cantadas en latín, con órgano e intervención de la capilla parroquial. El domingo, infraoctava por la mañana , tras la Misa por los hermanos de la centenaria Hermandad del Santísimo, se realiza una procesión claustral con Jesús Sacra mentado. El jueves de la Octava, tras el canto de vísperas, procesión por las calles adyacentes a Santa María, con el Santísimo Sacramento, donde se vuelven a oír los tradicionales villancicos. Tanto el domingo, como el jueves, el recorrido de la procesión está cubierto de hierbas aromáticas que perfuman el ambiente.

Altares en la vispera del día del Corpus

Sirva como demostración del arraigo de esta fiesta en nuestro pueblo el hecho de que existe un gran número de vecinos que preparan los altares, del recorrido procesional de la mañana siguiente, en donde la Poesía y la Música se unirán para elevar sus plegarias al Santísimo.
Es aquí donde Huéscar muestra una de sus más peculiares tradiciones –heredera de las músicas primigéneas-, en donde, con Música y Letra de Don Juan María Guerrero de la Plaza -desde la segunda mitad del siglo XIX- se vienen cantando los conocidos “villancicos”. Entre los más populares: Himno al Santísimo, Amor es la fuente, Estrofas y coro al Santísimo y Duerme feliz Criatura (La noche triste).

La Custodia procesional “La Torrecilla”

Altares en la vispera del día del Corpus

Es a principios del siglo XVI cuando el arte de las custodias recibiría en España su verdadero impulso, siendo uno de sus principales precursores Enrique de Arfe -1475-1545-, germánico de nacimiento pero español de corazón -en 1506 se estableció en León-. Su obra más conocida sería la custodia de la Catedral de Toledo. A él se atribuyó durante bastante tiempo la custodia oscense, si bien hoy sabemos, que ésta fue de procedencia del jienense Francisco Muñiz.
Según Carl Hernmarck, Carl Hernmarck, -historiador del arte, museólogo y especialista en orfebrería y platería europea-  “...La custodia de Huéscar tiene en su segundo cuerpo una figura de la Inmaculada y como figura cimera un Cristo Resucitado, las dos de formas bastante convencionales. La faceta más original en la ornamentación de esta custodia está en los seis talantes y cariátides esculpidos con trazo fuerte y situados en el tercer cuerpo”. Según las características decorativas que presenta circunscribe la custodia de Huéscar  -junto a la del Monasterio de Santo Domingo de Silos,  Seo de Zaragoza, Catedral de Santiago de Compostela e Iglesia de Betanzos-,  a un estilo Renacentista con balaustres (datadas entre 1520-1550). Su altura es de 87 centímetros.
La mayoría de las custodias son de cuatro lados, pero hay muchas excepciones a esta regla. Las grandes custodias de Zaragoza y Cuenca son cuadradas, mientras que las pequeñas de Santo Domingo de Silos, Tuy, Orense y Huéscar son hexagonales.

Las Patronas

Sabías que

Navarra, Castilla y Levante son fuente de muchas de las actuales tradiciones de nuestra comarca

Semana Santa

Otras fiestas

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.