Iglesia parroquial " Nuestra Señora de los Ángeles"

El templo parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles es por su antigüedad, dimensiones, méritos arquitectónicos y vinculación con la vecindad, el edificio más destacado de la villa.

Puerta la Lonja

La Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de los Ángeles  (s. XVI con añadidos de XIX) asentada junto a la peña, presenta un estilo renacentista bastante sobrio y de una gran simplicidad decorativa. Destacan el cuerpo central del Retablo Mayor (Rococó), las puertas del Sol (Plateresco floreciente español) y la de la Lonja (renacimiento, herreriano de final de la estética escurialense), así como la imaginería del siglo XVII y XIX.
Cuatro fechas marcan su historia a lo largo de los últimos 500 años. La primera es 1486 cuando el Papa Inocencio III otorga una Bula a los Reyes Católicos para que ellos se hagan cargo de la erección de las iglesias de las tierras recién conquistadas -y por conquistar- en el Reino de Granada. Seis años más tarde, en el mítico 1492, es el cardenal toledano Pedro González de Mendoza quien a su vez manda construir todos los edificios religiosos de la diócesis de Guadix, incluida, naturalmente... la iglesia parroquial del lugar de Castril. En tercer lugar de esta sucesión de fechas, hay un año desconocido entre final del XV y comienzos del XVI -casi total seguridad en vida del primer Señor de Castril- en que se inician las obras, que perduran como mínimo hasta la década 1534-1545. La última el 26 de julio de 1810 en que las tropas francesas destruyen parcialmente el edificio, incluyendo en ello la armadura mudéjar que lo cubría. En la guerra de la independencia sufrió la quema del artesonado, por lo que hoy cabe destacar principalmente "por su buen estado" la Portada Plateresca de estilo Toledano de su lado Sur.

Portadas. Puerta del sol y de la lonja

Puerta del Sol

Portada de la puerta del sol, bella filigrana en piedra, desgraciadamente muy deteriorada por las inclemencias del tiempo sobre un material no excesivamente resistente. Esta bella portada de estilo plateresco, tiene una clara influencia de Alonso de Covarrubias. En el tímpano del frontón triangular que la remata y en uno de los contrafuertes de la misma fachada, se puede observar, duplicado, el escudo del Cardenal D. Juan Tavera, Arzobispo de Toledo desde 1534 a 1545.
El escudo viene sostenido en la base por un mascarón y dos cornucopias en relieve de las que salen sendos putti, mientras que por la parte superior y laterales está amparado por el capelo cardenalicio con la cruz y las borlas correspondientes a su dignidad. El escudo propiamente dicho es partido, con bordura orlada con siete castillos. El primer cuartel presenta tres fajas, mientras que el segundo presenta un águila explayada. No presenta ningún tipo de policromía. Podemos afirmar que la puerta es la original, de escuela granadina y estilo renacentista, elaborada con madera de pino y clavos de hierro. Cada uno de los claveteados presenta la misma disposición: se trata de bases cuadrilobuladas en forma de roseta, de cuyo centro sale una cabeza de águila, haciendo quizás alusión a uno de los emblemas heráldicos del cardenal Tavera (1472-1545), que costeó la portada de esta puerta.
Portada de la puerta de la Lonja, de estilo herreriano. Coronada por una imagen de la Virgen con el Niño, dentro de una hornacina. En el frontispicio se lee una inscripción con el nombre del beneficiado (y mayordomo de las obras del templo) Don Juan Fernández Malpartida y la fecha de 1612, que tal vez indique la terminación del edificio. De la puerta de madera con claveteados de hierro forjado que cierra la portada de la Lonja del templo parroquial tenemos que destacar las dos aldabas ubicadas sobre los postigos.

Otros elementos. La gárgola, reja y reloj

Interior de la Iglesia.  Foto: Pepe Villar

Aunque de estilo renacentista, presenta algunos detalle de origen gótico como es el caso de  la Gárgola con una función de desagüe pluvial y tallada en piedra caliza. Se compone de un sillar tallado de proporciones rectangulares ajustado al paramento exterior de la iglesia. Del cubo sobresale perpendicular una figura fantástica de carácter zoomorfo, con cuerpo y cabeza de felino, de facciones naturalistas, con las fauces abiertas en que concluye el canal de desagüe interno. Apoya sobre las patas delanteras, mostrando en el lomo sendas alas de ave.
La reja carcelera de hierro forjado correspondiente a la cabecera del templo, es de estilo gótico y de forma rectangular, con barrotes horizontales de sección cuadrada en los extremos, que sirven de apoyo a dos barrotes verticales del mismo grosor y a seis barras verticales más estrechas en disposición angular. Los cuatro barrotes que forman el rectángulo están orlados con pequeñas rosetas. Presenta seis pletinas horizontales que dividen la reja, dos a dos, en tres cuerpos.
El reloj de sol ejecutada con la técnica de pintura al temple se encuentra en la fachada del Sol, bajo la ventana lateral de la capilla mayor y entre los contrafuertes de la misma. Esta decoración mural enmarca un reloj de sol, que da nombre a la fachada, haciendo alusión a la fecha de construcción del mismo: 1826. Dicho reloj de sol es un recuadro rectangular pintado con una doble orla en rojo que alberga las horas en caracteres romanos. En la parte superior del reloj de sol aparecen tres iniciales en letras capiteles negras de caracteres curvos y muy decorativos, formando volutas en los extremos. La primera, a la izquierda es una F, la segunda una A, que parece tener en subíndice las letras minúsculas “nio”, y la tercera una J. Acaso: Francisco Antonio J. En el lado izquierdo del reloj aparece en el mismo tipo de letra la A, con una pequeña O en su centro, alusiva a “Año”; y, al lado opuesto, la fecha antes referida: 1826, enmarcada en un rectángulo de trazo fino negro.

Rincones

Sabías que

Nace con la casa Zafra en el siglo XV, si bien su pasado como fortaleza ya viene desde los romanos

Localizar

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.