Canal de Carlos III y el puente de las Ánimas

-Incoados Bien de Interés Cultural el 20 de Mayo de 1982 - .El ejemplo más colosal aunque inacabado del control del agua por los pobladores de la comarca a lo largo de la historia, lo tenemos en el Canal de Carlos III.
Se trata del continuamente abortado proyecto del canal del Reino de Murcia, -también fue denominado Canal de Bugéjar-, que constituía un muy ambicioso plan de ingeniería para llevar las aguas de esta zona montañosa hasta las fértiles tierras murcianas, concibiéndose por tanto, como un auténtico y espléndido antecedente del actual trasvase Tajo-Segura. Se idea este proyecto en 1537 según la costumbre, en el siglo XVI, de crear canales en la Península Ibérica. Tras permanecer en vigencia el proyecto, en tiempos de Felipe II se desecha esta aspiración,no iniciándose las obras hasta 1633 pero pronto se colapsan.

Características de la Construcción

Pilares -Acueducto-

La obra del Canal era sumamente ambiciosa ya quede pretendía, salvando las dificultades técnicas, llegar a ser incluso navegable. Este canal arrancaba desde las fuentes del río Guardal, con un ramal secundario que debería recoger las aguas del río Castril para después, y atravesando el término municipal de Huéscar y cruzando el campo de Bugéjar, entrar por la zona de Topares en el reino de Murcia. Posteriormente vemos a lo largo de los siglos XVIII y XIX un sinfín de hombres y empresas ligados a esta utopía que cambiará de nombre según el rey que acoja bajo su protección las obras, de ahí que se conozca como "Canal de Carlos III" a lo que constituye la huella de lo que pudiera haber sido una colosal obra de ingeniería.
De todo aquel gran proyecto sólo se ejecutaron algunos tramos aislados aún reconocibles en la actualidad como la marcada línea que recorre el pie de monte de la Sierra de Jubrena o de la Encantada. También se conservan algunos elementos de fábrica como el impresionante Puente de las Ánimas, o los enormes pilares -acueducto- que debían prolongar sus trayectos, salvando las complicaciones orográficas.

Proyectos durante el siglo XIX y XX

Puente de las Ánimas

Durante el siglo XIX todavía se mantuvo el sueño del canal, aunque cada vez más el proyecto se fue limitando al riego de las tierras de Huéscar, prescindiendo del trasvase hacia Lorca y Cartagena.
El 2 de mayo de 1815 el ayuntamiento de Murcia propuso que se continuara el canal de Huéscar, para lo cual era preciso practicar un reconocimiento de los trabajos que se habían realizado durante el siglo XVIII, pagando los gastos las ciudades murcianas interesadas. Dicho reconocimiento, que estuvo a cargo del ingeniero naval y teniente de navío Francisco Meléndez, permite saber que se habían construido un total de 29 km de canal en diversos trozos separados desde las Fuentes del Guardal hasta la entrada del Campo de Bugéjar. Estaba sin abrir 11 km y medio hasta Topares, los cuales -y la finalización de las obras pendientes- permitirían regar 50.000 fanegas de tierra en dicho campo, 3.500 en Huéscar y otras en Orce, Castilléjar y Galera.
A partir de 1846, finalizada la guerra carlista, volvieron a realizarse nuevas solicitudes, y en 1878 Francisco García Dueñas obtuvo la concesión de Canal de Bugéjar, para el aprovechamiento en la comarca de las aguas de los ríos Castril, Guardal, Fuente de Juan Ruiz y Arroyo Raigadas. En el proyecto intervinieron los ingenieros hermanos Bergnes de las Casas.
El proyecto del Canal de Bugéjar, que se llamaría según los períodos políticos de D. Amadeo I y de la Infanta Mercedes, se incluyó en el plan Gasset de 1900 y se proponía de nuevo en 1928 por Basilio Penalva, con la propuesta de que se denominara Canal de Primo de Rivera -por el Presidente del Directorio Militar-, al mismo tiempo que en Lorca y Cartagena se examinaban nuevamente los viejos proyectos del trasvase. En los años 1970 se realizarían nuevos proyectos, que llevarían a la construcción del pantano del Portillo en el río Castril (de 30 Hm3 de capacidad) y el pantano de San Clemente en el río Guardal (de 120 Hm3), con los cuales se preveía garantizar el riego de 17.000 has en la comarca de Huéscar y un posible trasvase a la cuenca del río Almanzora en Almería y a la cuenca alta del Guadalentín. Información: Horacio Capel. Biblio3W-Universidad de Barcelona. 2001

Sus restos quedaron en el paisaje

restos del canal -carretera Huéscar a la Puebla

Tras el abandono de las obras de canal, sus restos quedaron en el paisaje, y aparecen en las descripciones de algunos viajeros que atravesaron aquellos parajes. Entre ellos, en la del naturalista Simón de Rojas Clemente que en 1803 fue comisionado para estudiar los productos y riqueza naturales del reino de Granada, y que en junio de 1805 atravesó la comarca de Huéscar. El 20 de junio de este año, bajando desde la Sagra a Huéscar, se encontró "con las viejas piedras que debían servir para el puente por el cual había de darse curso al canal sobre el río"; -acueducto- y añade que "este puente quedó empezado; pero veíamos el pedazo de canal que corre como legua y 1/2 por el lado izquierdo del valle o campo (así lo llaman) de Jurena y por la falda de la sierra que limita al campo por el mismo lado; cuya Sierra que es continuación del calar de la Puebla [de Don Fadrique] corre con varios nombres hasta enfrente de Huéscar; así como el canal".
Rojas Clemente estima que las aguas que habían de tomarse de las fuentes del Guardal eran "demasiado escasas para tanto objeto y tanta obra, pues dicen que a temporadas solo bastan para moler un molino", añadiendo: "Mucho se gastó ya para la obra del Canal, que excepto por cerca del Nacimiento, donde parece se concluyó, aunque ahora esté en parte obstruida, en todo lo demás está embastado, es decir abierto solo el cauce sacando tierra y cortando alguna vez la roca. El Canal debía cruzar el valle de Raygas por su lado SE, dar la vuelta por todo el de Fique y después por todo el de Jurena haciendo en estos dos todo el arco que ellos hacen para dar luego la vuelta a Bugéjar, de donde parece debía pasar a Lorca. En Campofique parece que hay gran pedazo de canal hecho y otro pedazo mirando ya al de Bugéjar".
Pueden verse todavía la presa en el nacimiento del Guardal, totalmente aterrada así como la toma de derivación del canal. Próximo a ella se observa la obra de fábrica de la cimentación del canal desde la carretera que se dirige al pantano de San Clemente. Desde allí tuerce hacia el este para cruzar el barranco de Raigadas cerca del cortijo de las Ánimas, hacia Campofique. El Puente de las Ánimas (siglo XVIII), declarado Bien de Interés Cultural en 1982, sobre el que transcurre hoy la carretera. Cerca de él se localizan las Cuevas del Canal. 
El río Raigadas debería ser atravesado también por el otro ramal del canal procedente del nacimiento del Castril, y seguramente a él corresponden los restos -pilares- del comentado acueducto. Desde allí tuerce hacia el este para cruzar el barranco de Raigadas cerca del cortijo de las Ánimas, hacia Campofique.

canal en la falda de la sierra de la Encantada

Posteriormente, el canal cruza la carretera local de Huéscar a Santiago de la Espada. en el km 10. Al llegar al cerro Trompeta se dirige al sur, paralelo a la carretera, y faldeando la Sierra de Perico Ruiz y del Muerto. En ese punto hay solamente una explanación del canal, sin ninguna construcción, y a veces se conservan cercos de piedras que, según la tradición, corresponden a los hogares para la comida de los obreros de la obra. En el ángulo SE de la hoja de San Clemente se indica claramente el trazado del canal en ese sector. El canal continúa faldeando este monte hacia el sur, y para seguir la curva de nivel, tuerce luego hacia el este y al noreste, a pocos kilómetros de Huéscar. Seguramente seguía el trazado que fue luego aprovechado por la acequia alta de Montilla, señalada en el ángulo sureste de la citada hoja de San Clemente. Esa dirección hacia el noreste la continúa hasta cruzar el río Brabata cerca del cortijo del Doctor, torciendo luego hacia el sur para bordear la sierra de la Encantada o de Jubrena. En el ángulo SO de la hoja 930 correspondiente a la Puebla de Don Fadrique están claramente marcados esas dos ramas del canal. La vista desde Fuencaliente muestra claramente la hendidura del canal en la falda de la sierra de la Encantada.
Con el fin de mantener la curva de nivel bordeando la sierra de la Encantada, el canal tuerce luego nuevamente al este y cruza la carretera de Huéscar a la Puebla de Don Fadrique en el kilómetro 6, dirigiéndose luego al NE cruzando nuevamente la citada carretera. En el ángulo SO de la hoja 951 (Orce) del Mapa Topográfico Nacional se indica claramente esta sección del canal con la doble torcedura. En ese sector es donde se hizo la mayor excavación, cuyos restos, convertidos a veces en un muladar, son todavía visibles cerca de la carretera y están bien señalizados con un cartel que indica "Canal de Carlos III".
Más adelante el canal debería dirigirse hacia el este hacia Topares, y su trazado fue aprovechado seguramente por la acequia de Bugéjar, que está claramente señalada en el mapa y en el terreno. Ese sector es muy llano y no planteaba ningún problema al trazado. Pero más adelante los desniveles que hay en Topares, y que debían ser salvados por una mina para mantener la misma cota, aunque no son muy grandes, supusieron un obstáculo insalvable para el canal.

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.